Historia de pioneros: BGM

El GLUCOCARD en constante evolución

ARKRAY y su historia con BGM

Simple Blood Glucose Meter EYETONE(1970)
Glucómetro
EYETONE(1970) sencillo

No es exagerado decir que la historia de ARKRAY refleja los cambios en el BGM (Blood Glucose Monitoring, control de la glucemia). En la década de 1960, fue el EYETONE de ARKRAY el instrumento que permitió medir las tiras reactivas para las pruebas de glucemia desarrolladas en EE. UU. en pequeños dispositivos, y fue una primicia mundial. El término "pequeño" puede parecer un poco confuso porque estos glucómetros pequeños no eran como los glucómetros pequeños de hoy, que caben en el bolsillo de la camisa. Tenían el tamaño de dos videocasetes apilados. Además de esto, la pantalla no era digital como vemos hoy, sino un analizador análogo con un calibre de aguja. El tiempo de reacción del reactivo era de dos minutos y, después de eso, el usuario tenía que lavar el reactivo y secar con cuidado. Con los estándares de hoy, difícilmente diríamos que esto es rápido y sencillo.

Fue entonces que ARKRAY desarrolló con éxito una tira reactiva con película fácil de limpiar y acortó el tiempo de reacción de 2 minutos a 1 minuto. Los avances se lograron gracias a que se cambió por una pantalla digital y se achicó el tamaño. En 1989, se desarrolló la primera unidad que cabe en el bolsillo de la camisa, el Toecho III. Ya en la década de 1990, ARKRAY implementó un cambio: del método de comparación de color a los métodos enzimáticos y de electrodos, que finalmente llevó a la aparición del actual GLUCOCARD que se ve hoy.

¿Método de electrodo o comparación de color?

Las distintas generaciones de BGM se pueden clasificar de la siguiente manera:

Primera generación Tira reactiva de tipo lavado y secado (comparación de color enzimático)
Era posible realizar un control visual, pero los resultados variaban en función de la técnica del operador.
Segunda generación Tiras reactivas de comparación de color enzimático sin secado
Ya no se requería la limpieza y el secado, y la técnica del operador dejó de ser una fuente de disparidad importante.
Tercera generación La corriente que genera la reacción química se mide con el método de electrodos enzimáticos.
(Presente) Este es el tipo principal de método de medición que se usa en la actualidad.
Cuarta generación: Método no invasivo que no requiere muestreo de sangre.
(Future)Research continues into near infrared method and a method using intercellular fluid.

Con la clasificación anterior de generaciones de BGM, también es correcto decir que el paso entre las segunda y tercera etapas fue importante. La ventaja del sistema de comparación de color fue que, aun cuando se rompiera el sistema, igualmente se podía realizar una medición visual y se obtenía un resultado aproximado, aunque el proceso de limpieza y secado era una necesidad problemática. No obstante, si la máquina que usaba el método de electrodos arrojaba algún error, no había forma de que el paciente conociera el resultado de su prueba. Por otro lado, no requería de limpieza ni secado, y era más simple y sencillo de usar. Hubo un gran debate dentro de la empresa sobre si se debía continuar con el método de comparación de color o era mejor cambiar al método de electrodos. Finalmente, nos decidimos por el método de electrodos porque el sistema casi nunca fallaba. Este fue el comienzo de la primera versión del GLUCOCARD que puede apreciarse hoy.

The last model adopting enzymatic color comparison method
GLUCOSCOT III GT-4330(1989)
El último modelo que adoptó el
método de comparación de color enzimático
GLUCOSCOT III GT-4330 (1989)

The first model adopting enzymatic electrode method
GLUCOCARD GT-1610(1991)
El primer modelo que adoptó el
método de electrodos enzimáticos
GLUCOCARD GT-1610 (1991)

El GLUCOCARD fue un gran éxito y su facilidad de uso y fiabilidad generaron el respaldo de pacientes y profesionales médicos. En 1986, los seguros comenzaron a cubrir la automedición de la glucemia para pacientes que se inyectaban insulina, y esto marcó, en parte, el nivel de reconocimiento que hizo que se estableciera como el estándar de hecho para el BGM en Japón.

Entre nuestra competencia, están aquellos que, desde principios de la década de 1990, han usado más de cuatro plataformas distintas (reactivos compatibles) para ambos métodos de comparación de color y de electrodos. No obstante, solo ARKRAY fue capaz de reducir el tiempo de medición y el volumen de la muestra del paciente en la misma plataforma. Hubo muchos cambios de modelo, pero la operación de medición ha sido la misma que la del primer modelo. Es probable que este sea uno de los factores por los que ganó su reputación entre los usuarios como instrumento confiable.

Finalmente

En 2003, entró en vigor una norma internacional que rige los BGM en la forma de ISO-15197. En una enmienda de 2005 de la ley de farmacia japonesa, se consideró que los BGM presentaban un gran riesgo para los pacientes que los usaban sin asistencia y, al igual que los lentes de contacto y los marcapasos, se los clasificó como dispositivo médico altamente controlado (Clase iV) y dispositivo médico de mantenimiento obligatorio especialmente designado. Asimismo, en 2007, se emitieron los criterios de aceptación para el BGM en virtud de la ley de farmacia. Como tal, el entorno en el que existe el BGM está en constante evolución. Ante los estándares cada vez más rigurosos, nos desafiamos constantemente para crear dispositivos que mejoren la calidad de vida de los pacientes, y seguiremos haciendo realidad la evolución del GLUCOCARD

glucocard_s_onyx.jpg
El último modelo
GLUCOCARD S onyx

Ver información de los productos